Quiénes Somos
El proyecto
Contacto
17.01.2013

Ex-trabajadores del Oceanogràfic de Valencia hablan sobre las pésimas condiciones de vida de los animales, extrañas muertes y ataques

Los cetáceos ven mermada su calidad de vida en cautividad

Testimonios sobre el Oceanogràfic

Infozoos ha recibido los testimonios de ex-trabajadores de este acuario valenciano, que consideramos pueden ser de interés para el público.

Algunos de los testimonios recibidos son:

-Muertes:

Recientemente murió la morsa macho Yuri. Era el único macho, murió delante del público que fue desalojado cuando el animal se hundió en el tanque de exhibición. La autopsia reveló que su estómago estaba lleno de piedras que comía, supuestamente como producto de su locura inducida. Era un macho joven que seguramente no había visto la luz del sol más del 2 por ciento de toda su corta vida en el pequeño tanque donde vivía.

Hace ya un año la delfín Lore también murió, dicen que se comió un trozo de pintura que a veces se despega de las paredes de los tanques. Es frecuente que los delfines coman la pintura de las paredes.

La delfina Nika tuvo un aborto de su cría. De 8 delfines que nacieron, se han muerto 4/5.

Cuando llegaron los pingüinos Gentoo, los 20 ejemplares de pingüinos Humbolt, que estaban en el interior, los pasaron al exterior, con lo que muchos murieron (los Humbolt valen menos en términos económicos).

Hace dos años tuvieron en cuarentena a los leones marinos que se habían contagiado de un virus de un cuidador. Varios de ellos murieron.

-Condiciones:

Parece ser que hay muchos leones marinos en una pequeña piscina. Su agua está muy turbia y con grandes cantidades de aluminio (que se mezcla en el agua para aclararla- con posibles consecuencias para la salud de los animales-). Supuestamente, uno de los leones chocaba frecuentemente con los buzos mientras limpiaban su tanque.

La piscina de las morsas se vacía con los animales dentro. Estos terminan posados sobre el fondo del suelo y en ocasiones se hieren rozándose con los "skimers" del fondo.

-Ataques:

En 2006/07 un delfín atacó a la jefa del equipo de buzos, el animal le dio un mordisco y un aletazo, como si un coche le atropellara. El ataque lo realizó el mismo delfín que había atacado anteriormente a otro buzo provocándole pasar una noche en el hospital y una cicatriz en la cara.

La jefa de los buzos fué atacada también por una de las belugas en otra ocasión provocándole un esguince en el brazo. En ocasiones, los buzos que trabajan en el mantenimiento de los tanques tienen que realizar escapes de emergencia por las amenazas de los delfines.

-Escaso bienestar y fármacos:

Una de las ballenas beluga, Kairo, no aceptaba su comida y los entrenadores rusos que contrataron le sujetaban del espiráculo (órgano delicado, doloroso y vital) y si no aceptaba el pescado descongelado repleto de toda clase de medicamentos, recibía un puñetazo en el melón. Años después apareció en el periódico una queja de un grupo ecologista ya que Kairo casi no se mueve, denunciaban su depresión, pues las medidas que tomo el parque fue darle algún fármaco ya que el animal no paraba de dar vueltas.

A los delfines se les tienen que hacer dolorosas endoscopias periódicamente para sacarles del estomago toda clase de objetos que se tragan. Incluso en al menos una ocasión le extrajeron un teléfono móvil del estómago a un delfín.

En el grupo de delfines hay muchos machos, hecho que crea numerosos conflictos.

Daban valiums a los animales y se los dejaban de dar de un día para otro, así los animales estaban fatal, agresivos.

Tienen muchos animales, a unos pariendo y criando, y los demás, un solo grupo, hace espectáculos (pueden llegar a hacer 7 espectáculos en un día). Como la piscina es tan grande, usan muchos delfines. Y les daban el mismo pescado fueran 5 o 7.

Espectáculo nocturno también: los delfines trabajan desde la mañana hasta las 23 horas. No se respeta el descanso de los animales.

En una ocasión se realizó un espectáculo con el músico Nacho Cano y las bailarinas llevaban un vestido con unos accesorios que iban cayendo al agua y que comían los delfines. Cuando a los buzos se les caen herramientas, también los delfines se las tragaban. Por eso las endoscopias.

Daban pastillas a los delfines y no te querían decir qué eran. Creen que eran pruebas con empresas.

La instalación de morsas es nefasta: la revientan las mismas morsas y además se comen la pintura.

Infozoos quiere dejar claro que la siguiente información proviene de estos ex trabajadores, y que en ningún momento la propia plataforma de defensa animal ha podido constatar que las siguientes afirmaciones sean ciertas completa o parcialmente.

Quiénes Somos | El proyecto | Contacto | Colabora

Infozoos © Eurogroup, Born Free Foundation. 2006.
C/ San Bernardo, 66. 3ºD, 28015. Madrid. España - www.infozoos.org - info@infozoos.org